Hombres Multiorgásmicos

de Pablo Más

¿Sabías que un hombre puede tener múltiples orgasmos sin eyacular? ¿Sabías que el orgasmo y la eyaculación son dos fenómenos distintos que suceden al mismo tiempo? ¿Sabías que practicando técnicas simples podés separarlos y elegir cuando eyacular? ¿Sabías que es saludable cuidar tu esperma y que los orgasmos múltiples suben en intensidad?

¿Dónde aprendiste de sexo? ¿Has hablado con otros hombres de sexo más allá de banalidades? ¿Has hablado De placer?¿ De salud y cuidados? ¿De miedos?

El cine porno ha sido la escuela de sexualidad en nuestra cultura. Paradigma sexual del sometimiento, el falo centrismo, la objetivación de la mujer, la invisibilización de su placer, el hombre solo valioso por el tamaño de su pene y virilidad. Allí no hay silencios, no hay risas, no hay llanto, abrazos, ni intimidad.

Lo que aprendimos de sexualidad son las sombras de la caverna de Platón. Aprendimos una pizza de muzzarela, puede ser más o menos rica, tener orégano o aceitunas, pero es siempre un círculo de masa con salsa y queso. !Hay tanto más por experimentar! Otros platos, otras cocciones, otros ingredientes, otros aromas, todos los sabores del mundo. Pero solo conocemos la pizza y siempre volvemos a ella a rencontrarnos con lo conocido, lo mecánico, lo esperado.
La linealidad del encuentro sexual: erección, penetración y eyaculación es un programa mental que limita y reduce una de las experiencias más poderosas que puede tener el ser humano. Estamos nadando en una pequeña pileta, pero el mar está allí.

Desaprender y re descubrir la sexualidad puede transformarnos profundamente como varones, en todos los aspectos de nuestras vidas.
No reproducir sobre otros cuerpos lo peor de lo aprendido es nuestra responsabilidad. Es también una oportunidad increíble de tener vidas sexuales más placenteras, plenas, profundas, novedosas, respetuosas, empáticas.

Me parece clave comenzar revisando que sabemos sobre sexo, observar cómo es que lo llevamos a la práctica, hablar sobre ello. Identificando también las cargas y miedos que todos tenemos y nunca miramos, ni nombramos. Comunicarnos más con nuestras parejas, disfrutar del placer y la comodidad de la otra persona. Probar otros recorridos, otros ritmos. No reducir todo al pene y la penetración, y permitirse disfrutar el camino, cada momento, cada poro. Explorar y dignificar la masturbación y la relación con uno mismo, el autoconocimiento, el auto regalo, y no como un acto culposo que consagra la soledad y nos afirma perdedores.

¡Esta cultura nos ha vaciado de tanto! Llenar de nuevas búsquedas a nuestra sexualidad es un acto de rebeldía, es buscar sentidos allí donde no se compra ni se vende nada. Donde nos compartimos en humanidad desnuda. Asomarse más allá de la sexualidad aprendida es recuperar algo muy profundo que siempre fue nuestro, recuperar lo creativo, lo ingenuo, lo salvaje, lo profundo.

Este mundo sería un lugar mejor si los varones enriquecemos nuestra sexualidad. Y nuestras vidas se llenarían de más y mejor placer.

Instagram: @pablo.mas
Pablo Mas en Facebook

¿Te gustaría saber más sobre sexualidad masculina? AQUÍ nuestra propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *