¿Qué configura nuestra vida?

Por Cristóbal Moya
Tallerista en la I edición de Tierra de Soles 26-28 Abril 2019

LO QUE CONFIGURA NUESTRA VIDA ES NUESTRA RESPUESTA ANTE LOS MULTIPLES INTERROGANTES QUE ELLA NOS PONE. 

El hacer lo convierte todo en rutina mientras que el responder desde el presente me enraíza en la vida y me transforma en co-creador de mi realidad.  

Piensa, ¿cuántas cosas tienes que mantener? Tu cuerpo, tu casa, tus ideas, tu ideología, tus certezas, tu pareja, tus relaciones, tu coche, tu orden, tus zapatos, tu ropa, tu ciudad, tu imagen, la imagen de los demás, tus hijos, el amor de tus seres queridos, tu amor hacia los demás, tus sueños, tu salud, tu tranquilidad, tu equilibrio, tu dignidad, tu respeto… 

El mantener te introduce en un estado de tensión y esfuerzo constante, en un grado de responsabilidad, obligación, temor, control, miedo, etc. que te desgasta, te desilusiona, deprime y al final te imposibilita. Porque en última instancia no puedes controlar nada. 

El día que dejo de cuidar el jardín, la naturaleza salvaje se lo lleva todo. 

La vida no se puede mantener, la vida ocurre en nosotros, a través de nosotros y asentarse en la visión lucida de que lo único que puedo hacer es responder espontáneamente a la inmediatez del presente y del aquí y ahora, soltando todo después. Nos quita el peso de cargar con una interminable ristra de ¡tengos que hacer!

A más cosas “debería hacer” más cansado estoy, menos energía tengo y por lo tanto menos ganas de hacer nada. A más cosas quiero hacer, porque así yo lo decido, porque quiero o me gusta, más motivado estoy, más energía tengo

El hacer basado en la obligación, donde no hay libertad de elección, cansa y vuelve rutinario hasta el mejor de los placeres. Piensen en cuantas veces nos hemos comprometido con cosas que no nos venían de gusto, que no queríamos hacer o vivir y el consiguiente peso que represento dicho compromiso. Recuerden esas veces donde el gusto por estar nos llevo a cualquier situación, nuestra vivencia no fue de “tener que hacer” sino de estar, ese estar nos enraíza y nos permite disfrutar lo elegido. 

A menos cosas tengo que hacer, de más energía dispongo y más disponible estoy para decidir qué cosas quiero hacer. Todos dedicamos una gran parte de nuestras vidas a mantener cosas, conforme vamos madurando cada vez tenemos más cosas que mantener, por las que luchar, más cosas por las que esforzarnos, así, todos llegamos a un momento de colapso, donde una depresión o una sensación de sin sentido que se lleva por delante esa seguridad que hemos ganado con tanto esfuerzo y disciplina. 

Muchas personas pasan de ese mantener todo en orden a una dejadez y desidia absolutas, donde todo pierde sentido y la falta de ilusión y motivación hacen de su vida un lugar yermo, sin color y sin vida. Y, ¿ahora qué? 

La vida no se puede mantener, uno no puede ser el cuidador de la vida, uno es el que vive esa vida. Es muy parecido a un huerto, puedes cuidarlo siempre desde tu elección y disfrutando del sol, del aire, de la tierra que labras, de los brotes que nacen, del agua que tocas, de los tomates que recoges, de las ensaladas que comes. Pero teniendo claro que si algún día abandonas el huerto, la vida lo transformara en lo que es…un trozo de tierra inhóspita y salvaje. 

¡TÚ ERES EL HUERTO ¡ 

Nada más tienes tu vida, lo que disfrutas, lo que eliges, lo que te da sentido y dirección. El pasado va quedando atrás, lo vivido se disuelve en la oscura niebla del olvido y nada más queda en tus manos que el placer de haber vivido lo que elegiste vivir

Disfrutar de lo que uno hace; tener claro que lo que uno hace es lo que quiere hacer. Hacerte responsable de cada uno de tus actos. Valorar que, incluso nuestro actual trabajo, si no es el mejor de los trabajos, sí es el que ahora tenemos. Acepta y elige lo que tienes, no vayas contra ti, no te hagas daño. Utiliza dónde estás como el escalón de una escalera por la que puedes llegar a ser lo que quieras SER. 

Transforma el cotidiano hacer y mantener, que nada más te aporta rutina y frustración, y asiéntate en el ESTAR, desde ahí responde a la vida desde tu ser más autentico y ves configurando ESA VIDA QUE QUIERES SER

Cristóbal Moya.
www.CaminoConAlma.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *