PEREGRINAJE ARQUETÍPICO

Un tour hacia la Divina Unión de las polaridades. 

Por Víctor Eloy (@VozSolar)

En Toledo, a día 16/3/20.21

|||| Poniendo en pie la ficha. [Parte I de IIII: tú y tu cama].

¿Acaso no es la vida un gran viaje?

Cuando nos disponemos a hacer un viaje, normalmente, lo primero que hacemos es prepararnos para el mismo. Cogemos nuestras mochilas y hatillos. Nos equipamos y nos informamos como creemos que corresponde. Pero, al sentarme para escribir este almanaque de mi periplo por los arquetipos, quise tirar un poco más del hilo ya que pasear por estas energías tiene sus matices.

Entonces, me pregunté: "¿Acaso no somos, de alguna manera, misteriosas fichas en un inmenso tablero? ¿Acaso no somos, de alguna manera, inmensas fichas en un misterioso tablero?" Entonces me di cuenta de que todo peregrinaje parte de más adentro. Parte de nosotros y de nosotras. Y que, por lo tanto, en esta exposición, necesitaba partir de ahí. Necesitaba poner la ficha en el tablero. ¿De qué sirve una ficha que no está en su tablero de juego? Yo diría que para muy poco.

Al plantear estas cuestiones a los arquetipos, pude desplegar sobre mi mesa una especie de mapa orientativo al respecto. Una lectura dinámica evolutiva (combinando entre tres y cuatro barajas simultáneamente) que describe, al menos para mí, cómo la ficha pasa de su olvidada caja, a ponerse de pie en su casilla de inicio. Un tablero que incluye todas las casillas: las casillas visibles y las invisibles, éstas últimas a menudo exiliadas en los últimos dos milenios especialmente.

Considerando la extensión de lo que nos atañe y lo poco que nos paramos en general, he dividido el proceso de levantamiento de la ficha en cuatro partes. Cada parte describe una etapa que nuestro peregrino; EL LOCO, emprende hacia EL MUNDO; Arcano XXI; Arcano cumbre. En realidad, es un viaje hacia sí. Un reencuentro consigo mismo que se facilita mediante la experimentación de paisajes arquetípicos en constante movimiento. Energías que están ahí por nosotros y por nosotras. Energías disponibles para nuestra vuelta a casa.

*

[Parte I: tú y tu cama].

Cuando nos disponemos a hacer un viaje, normalmente, lo primero que hacemos es... ¡levantarnos de la cama! Suena tan obvio como natural. Lo cierto es que nuestro peregrinaje cotidiano parte de nuestra posición horizontal. Así que, lo primero que esta ficha se pregunta es: ¿qué tal me llevo conmigo en posición horizontal? ¿Qué tal es mi relación con lo que para mí es "lo horizontal"? ¿Y con mi cama? La "cama" para una ficha podría ser su caja. Pero la caja para peregrin@s como nosotr@s, seres humanos, no es una caja sin más. Para nosotros se despliega, cada día, desde nuestro colchón, tras despegar la oreja, una inmensidad de posibilidades. Un misterio que comienza y termina por nuestra cama. ¿O no? Una cama que está en nuestro dormitorio, que pertenece a un hogar que, a su vez, pertenece a un vecindario que a su vez.... Pero no nos vayamos tan lejos y volvamos a la cama un ratito más.

Es en la cama donde, un@s más que otr@s, nos pasamos un alto porcentaje de nuestras vidas. Dicho de otro modo; invertimos una porción a considerar en este espacio. Entonces, ¿qué ocurre durante todo ese mogollón de horas? Cada peregrin@ ha de encontrar sus maneras de averiguarlo. Antes, para que la ficha salga de la caja, lo primero que ha de hacer es levantarse con gusto y, para ello, también, ha de acostarse con gusto. Pequeñas grandes actitudes de auto ternura cotidiana. Mimar nuestro descanso es, para mí, el mimo más sublime. No se me ocurre ninguno tan delicioso. Pues, claro, aquí viene el reto; no es lo mismo dormir todo ese porrón de horas que ensoñar todo ese porrón de horas. Además, es importante mantener presente que todo proceso tiene su tránsito. Y por lo tanto, pasar de A) DORMIR a B) ENSOÑAR consume tiempo y espacio. Consume energía, por lo tanto la requiere. Requiere presencia. ¿Dónde está nuestro foco de atención concentrado? Decir que la meditación es de gran ayuda para responderse a esto puede sonar cansino pero así es.

Cuando la ficha duerme, hasta donde yo sé, lo que hace es ponerse una venda en los ojos desde que se acuesta hasta que se levanta de su bendita y deliciosa cama (el sofá también cuenta). Sin embargo, cuando la ficha ensueña, de alguna forma, puede ir accediendo a lo que ocurre en ese mogollón de horas. ¿Qué cómo se hace esto de ensoñar? Como dije, investiguen y diseñen su propio método. Ese no es mi tema. Lo que está claro es que si queremos ser fichas íntegras, necesitamos pasar del dormir al ensoñar. Necesitamos despertar y soñar junt@s. Mi teoría es que al haber exiliado las expresiones energéticas femeninas hemos exiliado nuestra capacidad de soñar entre otras muchísimas cosas que ni imaginamos. Y aquí estamos, viviendo los sueños que un@s poc@s nos tratan de implantar a capones.... Hasta hoy. YA BASTA.

A continuación está la imagen que resume la configuración de partida para l@s peregrin@s que duermen. Ahí están los Arcanos que esta persona tendría sobre la mesa en esta primera parte del levantamiento de su ficha. Cuando duerme, digamos que no ensueña porque le ha dado la espalda a su sombra. Es un/una peregrin@ que no es capaz de reposar a gusto. Siempre inquiet@. Angustiad@. Con prisas. Es temeros@ y busca fuera su seguridad. Cree en la salvación externa. El silencio le incomoda. Prefiere el ruido, sobre todo, el ruido mental. MMM.... Le encanta que el silencio sea pisoteado con lo que sea. Cualquier serie o programa de TV es válido con tal de generar ese ruido tan delicioso que tapa los llamados de sus otras dimensiones interiores. Y si no, alguna "charla interesante" o algún "discazo" también pueden servir para taponarnos las orejas y no escuchar-me-nos. Un ruido que, entre otras muchísimas cosas, nubla su discernimiento y oculta de su vista las sincronicidades que la vida le prepara para facilitar el fluir de su pasear cotidiano. A medida que deje de huir de sí mism@, los velos que tuercen su juicio se irán deshaciendo. La locura irá dando paso a la cordura a medida que vaya dejando de ser su peor enemig@ y se convierta, paso a paso, en su mejor amig@. Y esa cordura equilibrará los "síes" y los "noes" internos y externos. Equilibrio que aporta equilibrio para, por lo menos, mantenerse en pie a pesar de y gracias por haberse dado cuenta de la locura que le toca; de su locura..

En el contexto arquetípico del Tarot, lo inconsciente se expresa en los Arcanos de la segunda serie decimal. Es decir, los que van del XI LA FUERZA al XX EL JUICIO, además del Arcano "cumbre"; el Arcano número XXI que es, por cierto, el perfecto complemento del Arcano sin número, EL LOCO. Todos esos Arcanos, para mí, son Arcanos que se despliegan en femenino, es decir, son energías que brotan de la Diosa o del Yin. Cuando EL LOCO se acuesta y se levanta de la cama ha de tener presente, en todo momento, a su complemento: EL MUNDO. Es así cómo el abrazo de las polaridades puede estrecharse un poco más jornada a jornada. Es así cómo la reconciliación final puede manifestarse aquí; en nosotr@s para nosotr@s.

Cuando las polaridades se tienen en cuenta a la misma altura, en nuestro horizonte, brotan los colores que adornan cada rincón del cosmos. El misterio se vuelve aún más misterioso. Nos servimos y nos dejamos servir. Nos reconocemos íntegr@s, complet@s, satisfech@s. Nos aceptamos, con todo, como Gran Familia Humana. A continuación está la imagen que resume la configuración de partida para l@s peregrin@s que ensueñan. Debajo del edredón están, aunque no se les vea, EL MUNDO & EL LOCO; Venus & Marte; La DIOSA & El DIOS, intimando en profundidad....  Están en Divina Unión & Reunión permanente. Junt@s.

Gracias por llegar hasta aquí. 

Abrazos,

Víctor.

 

[....CONTINUARÁ....]

Puedes solicitar avisos de actualizaciones en: mivozsolar@gmail.com 

Actualmente moviendo:

LECTURAS,

SESIONES &

CÍRCULOS 

para facilitar diferentes vías para la integración de las energías femeninas & masculinas

expresándose en mujeres & en hombres.